SIMEBAL

EL GOBIERNO REMACHA LA OBLIGACIÓN DE COLEGIACIÓN DE TODOS LOS PROFESIONALES SANITARIOS: “SIEMPRE QUE UNA LEY ESTATAL ASÍ LO PREVEA”, YA VEREMOS QUE DICE FINALMENTE LA NUEVA LEY DE COLEGIOS

imprimir
Domingo, 4-mayo-2014
General

Recientemente el Comité Ejecutivo de SIMEBAL formuló alegaciones, casi en solitario y en trámite de audiencia pública, en contra de las previsiones del anteproyecto de Ley de Servicios y Colegios Profesionales que, con un retraso sorprendente, aún no ha entrado en el Congreso de los Diputados, oponiéndose a que los médicos y demás facultativos sanitarios de la Sanidad Pública tengan que estar obligatoriamente colegiados si  trabajan en exclusiva para el Servicio de Salud, ya que es una medida estrictamente recaudatoria, que sólo se explica por la presión de los lobby colegiales. Nada menos que la Comisión Nacional de los Mercados y  la Competencia, órgano oficial público de seriedad contrastada,  nos ha dado la razón: carece de justificación objetiva y razonable.

No obstante, el Gobierno antes de que ese anteproyecto de la Ley sea presentado a las Cortes, ha realizado una pirueta jurídica a la que últimamente nos tiene acostumbrados, consistente en aprovechar la tramitación de otra ley que nada tenga que ver con el asunto, para colar en la misma varias disposiciones adicionales sobre materias diversas. Lamentable técnica legislativa con la que en la Ley de Consumidores y Usuarios se ha modificado la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias: ¿a qué no adivináis para qué?. Pues, si, para remachar que para el ejercicio de las profesiones sanitarias hay que estar colegiados a la fuerza: “siempre que una ley estatal así lo disponga“,  actualmente lo impone la vigente Ley de Colegios, pero veremos que dice finalmente la nueva ley que  está cociendo el Gobierno para presentar al Congreso. Estamos de acuerdo con la colegiación obligatoria, siempre que se refiera al ejercicio privado de la profesión, pero no para el mero desempeño de un puesto de trabajo público como facultativo.

Por lo tanto, si nadie lo remedia, se impondrán las tesis recaudatorias de los poderosos lobbys   -léase Consejos Generales-  colegiales y deberemos seguir forzados a pagar cuotas a los colegios profesionales, que son entidades asociativas de base privada que ninguna competencia tienen, o no deberían tener, sobre los funcionarios públicos que no trabajen en la sanidad privada.

La colegiación voluntaria de los empleados públicos sería un acicate para que los colegios funcionaran mejor, pues deberían atraer a este personal, no obstante don Dinero ha primado ante cualquier razonamiento. En varias autonomías funcionaba, a través de sus leyes autonómicas de colegios, la voluntariedad de colegiación de los empleados públicos hasta que el Tribunal Constitucional, de reputado prestigio, ha anulado esas leyes de colegios profesionales autonómicas que lo preveían, pero NO PORQUE SEA INCONSTITUCIONAL, SINO PORQUE DICE EL TRIBUNAL QUE DECIDIR ESTO ES UNA COMPETENCIA DEL ESTADO Y NO DE LAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS, VEREMOS QUE DICE FINALMENTE LA PRÓXIMA LEY DE SERVICIOS Y COLEGIOS PROFESIONALES.  La  práctica de la voluntariedad de colegiación de los médicos de la Sanidad Pública ha demostrado empíricamente y sin duda alguna que la medida no ha comportado ninguno de los terroríficos males que apocalípticamente anunciaron los lobby colegiales, ante la posibilidad de perder recaudación.

Ved la disposición final sexta:

www.boe.es/boe/dias/2014/03/28/pdfs/BOE-A-2014-3329.pdf

Ver el informe de la Comisión Nacional del Mercado de Valores y Competencia:

www.cnmc.es/Portals/0/Ficheros/notasdeprensa/2013/_2013%2011%2027%20NOTA%20DE%20PRENSA_%20IPN%20Ley%20de%20Servicios%20y%20Colegios%20Profesionales_.pdf

sociedad.elpais.com/sociedad/2013/11/28/actualidad/1385638632_839534.html

 

Etiquetas