SIMEBAL

EL DERECHO DE LA CRISIS NO ES UN PASPARTÚ

imprimir
Martes, 15-septiembre-2015
General

Ante los abusos que las distintas Administraciones públicas han perpetrado en los últimos tiempos contra los derechos de los empleados públicos, el Tribunal Supremo ha llegado a afirmar: “El Derecho de la crisis no es un paspartú que permita enmarcar cualquier acto”.  Ahora lo veremos.

 La Administración balear  -que es la misma siempre, con independencia de las personas que desempeñen sus cargos-  está ultimando la enésima burla al derecho de negociación colectiva del personal estatutario y funcionario. Nos ha anunciado, sin inmutarse, que  transgredirá el derecho al cumplimiento de los pactos sindicales y , por tanto, el principio de la buena fe en su aplicación. Lo enmarcará en un paspartú artificioso y muy grosero, aunque revestido de ropajes jurídicos ad hoc: la invocación a la excepcionalidad prevista en el artículo 38.10 del Estatuto Básico del Empleado Público (*). La excepcionalidad no puede convertirse en norma y resultará truculento e inverosímil aplicar este artículo a unos pactos recién suscritos, ya que no concurren circunstancias económicas imprevisibles y sobrevenidas que justifiquen la suspensión de la aplicación del Acuerdo tantas veces citado por razones de interés público.

Pero SIMEBAL no lo fiará todo a los tribunales, dada la difícil  predecibilidad de  sus resoluciones y, si la afiliación lo insta agotaremos los mecanismos que la legalidad pone a nuestro alcance para que la BUENA FE EN EL CUMPLIMIENTO DE LOS PACTOS VUELVA A PRESIDIR LA NEGOCIACIÓN COLECTIVA DE LOS EMPLEADOS PÚBLICOS.

 

 

(*) Art. 38 10. Se garantiza el cumplimiento de los Pactos y Acuerdos, salvo cuando excepcionalmente y por causa grave de interés público derivada de una alteración sustancial de las circunstancias económicas, los órganos de gobierno de las Administraciones Públicas suspendan o modifiquen el cumplimiento de Pactos y Acuerdos ya firmados, en la medida estrictamente necesaria para salvaguardar el interés público.

Este artículo no hace más que recoger el principio general del derecho  de pacta sunt servanda,  (los pactos deben cumplirse) previendo una excepción ante alteraciones sobrevenidas y graves de la situación económica, es decir otro principio genera: el de rebus sic stantibus (mientras la situación no cambie).

Etiquetas