SIMEBAL

Sr. Mato: A cambio de mucho esfuerzo. La carrera de los médicos.

imprimir
Sábado, 3-octubre-2015
General

Con estupor leemos la diatriba del profesor  Javier Mato , repleta de principio a fin de juicios de valor,  contra la carrera profesional de los funcionarios en general y contra la defensa del derecho a la negociación colectiva por parte de los sindicatos. Parece que escribe desde un desconocimiento olímpico del concepto de carrera profesional, pues reitera que es automático y a cambio de nada. Quienes presumen de constitucionalistas deberían respetar y conocer toda la Constitución: el derecho a la promoción en el trabajo está proclamado en la Constitución Española y la carrera profesional del personal estatutario licenciado sanitario (en adelante: médicos)   -no aludiremos aquí a la carrera de los funcionarios, sus sindicatos ya dirán-  es una  consecuencia directa de ese derecho. Ni es a cambio de nada ni es automático, aunque en la fase de implantación, que ocurrió en 2010, se reconoció sólo la experiencia previa, que no es poco en el área médica.

La carrera de los médicos, que Ud. tilda de prebenda, disparate, dilapidación, irresponsabilidad,  descabellado y otros epítetos similares, es lo que legalmente posibilita el derecho a la promoción de este personal conjuntamente con la mejor gestión de las instituciones sanitarias (Ley 55/2003). Vemos, pues, que de entrada ya se vincula a la mejor gestión. Si no le gusta la Constitución, o toda la Constitución, nada podemos objetar, está en su derecho y si partes de ella le parecen trasnochadas, pues bien.

La carrera profesional supone el derecho de los profesionales a progresar, de forma individualizada, como reconocimiento a su desarrollo profesional en cuanto a conocimientos, experiencia y cumplimiento de los objetivos de la organización a la cual prestan sus servicios (Tres leyes básicas). Se vincula también a conocimientos, que no son ciencia infusa y cuesta mucho mantenerlos actualizados en el área médica y también se vincula al cumplimiento de objetivos del centro sanitario. Esto no son meros postulados teóricos  Sr. profesor Mato, en un reciente boletín oficial autonómico puede estudiar los parámetros necesarios para obtener la carrera y progresar de grado. Puede documentarse aquí: Resolución del director general del Servicio de Salud de 18 de junio de 2015  (BOIB 2-7-2015) por la que se aprueba la tabla que debe aplicarse para valorar los méritos para que el personal sanitario del grupo A1 del Servicio de Salud ascienda de grado en la carrera profesional. Le animo a una atenta lectura y si sigue hablando de automatismo, en el caso de los médicos, es para hacérselo mirar.  Por tanto, nada de nada de “A cambio de nada”, es a cambio de mucho esfuerzo profesional, docente, investigador, de cumplimiento de objetivos, compromiso, etc. etc.. Dice Ud. que la carrera no contempla dedicación, interés, formación, actitud o rendimiento, esto sólo puede afirmarlo quien no se ha documentado bien en cuanto al personal estatutario. Estudie a fondo la carrera de los funcionarios en el Estatuto Básico del Empleado Público y la carrera de los estatutarios sanitarios en el Estatuto Marco del personal estatutario y después podrá pontificar al respecto.

Habla de disparate, entonces cambie la Constitución y cambie tres leyes básicas estatales: Estatuto Marco, Ordenación de las profesiones sanitarias y Ley de Cohesión y Calidad del sistema sanitario y niéguesenos luego, no antes,  nuestro derecho a la promoción en el trabajo. Habla de mecanismo automático y trasnochado, ni lo uno ni lo otro, a menos que piense que la Constitución ya no sirve en parte.Tenemos derecho constitucional a la promoción en el trabajo aunque le pese a Ud. Sr. Mato. Tenemos derecho constitucional a que los acuerdos se cumplan, aunque a Ud. la Constitución quizás también  le parezca descabellada en ese aspecto.

Vejar y criminalizar burdamente a los funcionarios, presentándolos como privilegiados a salvo del despido (quizás quiera retroceder al siglo XIX en que un cambio de gobierno provocaba cesantías generalizadas),  beneficiarios de pluses regalados y otras mendacidades,  para justificar lo injustificable: pasarse por el forro la Constitución, invocando como pretendida justificación la deplorable y demagógica alusión a la comida de los niños , la comida de los pobres o el plato principal de muchas familias, etc..  Es de una simpleza ridícula. Los sanitarios baleares hemos contribuido con recortes brutales, las mayores de todo el Estado español, e impuestos in crescendo a esas comidas, probablemente más que usted que al parecer no goza de “privilegios funcionariales”. No, Sr. Mato, los malos de esta película no somos nosotros los estatutarios, ni tampoco los funcionarios. El anterior Govern presupuestó debidamente nuestra carrera sin desdotar las comidas de los niños y de los pobres, pero el nuevo Govern, ignorando nuestros derechos constitucionales, quiere pagar con nuestro salario otras cuestiones: entre ellas sus dietas y regalías, sus innumerables y prescindibles asesores,  etc. . La carrera y la comida de los pobres no son incompatibles.

Y para finalizar un médico que hace guardias debe ganar mucho más de lo que gana un conseller,  mal que a Ud. le pese Sr. Mato,  aunque dudamos de que tal aserto sea veraz después de computar todos los estipendios, dietas, comidas, viajes, etc. de un conseller, casi siempre meros cargos de representación con nulo esfuerzo.

RECOMENDAMOS LA LECTURA DEL EDITORIAL DEL DIARIO DE MALLORCA DE HOY DOMINGO DIA 4-10-2015.

Etiquetas