SIMEBAL

IMPRESENTABLE RESPUESTA DE IB-SALUT A LA SENTENCIA DEL TRIBUNAL SUPREMO SOBRE JUBILACION

imprimir
Viernes, 10-junio-2016
General

El IB-Salut, tras ignorar más de 20 sentencias firmes del Tribunal Superior de Balears declarando que sin PORH no se podían denegar las prórrogas, lo que sin duda constituía doctrina, se aprestó a respetar a machamartillo una sola sentencia no firme del mismo Tribunal balear, precisamente la que cambió su propio criterio por otro “diametralmente opuesto” (palabras de la propia sentencia) diciendo ahora que “sin PORH no se podía conceder ninguna prórroga”. Y  cuando esta sentencia ha sido anulada persiste contumazmente en su empeño, ahora ya sin argumentos y solo con pataletas.

Esta sentencia balear, no firme pues se recurrió ante el Tribunal Supremo que ahora la ha revocado, sirvió de supuesto fundamento al IB-Salut para denegar las prórrogas, y lo hizo tras “haberse fumado un puro” con las 20 precedentes firmes y en sentido contrario.

Pues bien, cual no ha sido nuestra sorpresa por la reacción pública del IB-Salut ante la sentencia del Tribunal Supremo, que invalida todos los argumentos en los que torticeramente se amparaba para denegar prórrogas: el Auto 85/2013 del Tribunal Constitucional no es aplicable a Balears, el Decreto-Ley balear 5/2012 no ampara las denegaciones, y la interpretación del artículo 26 del Estatuto Marco es la de siempre: SIN PORH NO SE PUEDEN DENEGAR LAS PRÓRROGAS. ¿Cuál ha sido la reacción?, parece que “fumarse otro puro” con esta sentencia  del Tribunal Supremo, que sienta jurisprudencia pues cita otras varias en el mismo sentido: SIN PORH NO SE PUEDEN DENEGAR LAS PRÓRROGAS.

Otra reacción del IB-SALUT: tras más de un año y medio sin PORH, por su anulación judicial en diciembre de 2014, y de nula actividad para aprobar un nuevo PORH. Actitud pasiva adoptada  para poder “agarrarse” a la sentencia del Tribunal Superior Balear que señaló que sin PORH había que denegar las prórrogas, lo que le iba de maravilla a sus designios, ahora le han entrado unas prisas tremendas e indisimuladas para aprobar un PORH. Nos ha remitido el mismo día de la notificación de la sentencia un  bodrio, que denomina borrador de PORH,  revestido de ropajes vacuos para dotarlo de apariencia de globalidad o sea de legalidad, un texto que solo pretende perpetuar la jubilación forzosa a los 65 años, y en el que, además, incluye graves ataques a los profesionales como es una críptica modificación in peius de la exención de guardias a los 55 años y de los módulos de actividad compensatorios que comporta. PORH en el que trata de colar de rondón materias ajenas a estos instrumentos, todo ello en claro perjuicio de los profesionales.

Al IB-Salut le trae al fresco que la legislación actual trata de favorecer la prolongación  y la continuidad de la vida laboral de los trabajadores, de promover el envejecimiento activo, para aprovechar en mayor medida los conocimientos y experiencia de los trabajadores de 65 años o más.

Objetaríamos menos a la denegación de prórrogas si supusiera la sustitución de cada médico jubilado por otro joven, pero lo cierto es que la denegación obedece a una reducción encubierta de plazas y a una precarización con eventuales de las que se sustituyen. Se trata, sin duda, de prescindir de los conocimientos y experiencia en aras a reducir costes, via no reposición y empleo precario.

Ver información en CESM:

www.cesm.org.es/index.php/2016-06-03-12-48-46/baleares/6917-2016-06-23-12-21-47

Etiquetas